Entrevista con Irene Belenguer de Minimís

Irene Belenguer: “Hoy en día es muy importante conocer quién está detras de lo que compras y saber dónde nace algo”

 

Tenemos el placer de reunirnos con Irene Belenguer, la persona detrás de Minimís, una marca de muñecos muy especiales, hechos con mucho gusto y con fabricación 100% valenciana. Nos hemos reunido con ella en el Centre del Carme, uno de los museos más prestigiosos de Valencia y que ha sido lugar de la exposición de Sympathy Collaboration durante casi un mes.

 

Sympathy Collaboration: ¿Háblanos de tí y cuéntanos qué son las Minimís?

Irene Belenguer: Soy Irene Belenguer, estoy detrás de las Minimís, que son unas muñecas de tela con mucha personalidad y mucha alma, digo alma porque son muñecas que están elaboradas a mano, una a una y cuentan su propia historia, tienen una vida detrás. Creo que hoy en día es muy importante conocer quién está detrás de lo que compras, creo que hay que volver a esos orígenes, y en este mundo cada vez mas impersonal es muy importante saber de dónde procede y dónde nace algo.

 

SC: ¿Cuál es tu procedimiento habitual de trabajo y cuéntanos cómo ha sido con este casco Closca?

Irene Belenguer: Yo diseño todos los productos por ordenador, primero en Illustrator, creo un rapport que después imprimo, y es lo único que externalizo, en un empresa también valenciana.  Imprimo todos los patrones mediante estampación digital, una vez llega el rollo de 50 o 100 metros de tela, hay que cortar, separar cada muñeco, coser al revés, darle la vuelta, rellenar… Mucha gente cuando se asoma por el taller, se asombra al ver el procedimiento de trabajo.
Más o menos el proceso es ese, primero con un punto de tecnología al ser diseñados por ordenador, y luego la parte más artesanal del oficio de costurera con la máquinas, que ya al menos son industriales y van un poquito más rápido.
A la hora de hacer el casco, tuve que salir de mi zona de confort. No sabía muy bien que podría hacer con ello, pero enseguida pensé que podría hacerle un antifaz del muñeco y pensé que el más característico, el más divertido podía ser Mr. Fox. Entonces, partiendo de los mismos patrones que tenía, fui uniendo para que no quedaran trozos blancos y salió a la primera.

 

Irene Belenguer en el Centre del Carme (Fotografía: Generando Imagen)

 

SC: ¿Qué haces para inspirarte?

Irene Belenguer: A mí, como decía Picasso, la inspiración me pilla trabajando. Me inspiro mucho en redes sociales, busco cuando tengo tiempo, sobretodo cuando baja el trabajo. Veo mucho todas la tendencias, me gusta mucho pasear por blogs y sobretodo por Instagram. También me inspira lo que veo en la calle, viendo un escaparate, paseando por una ciudad diferente, algo que pasa, un muñeco de un niño… hay muchas cosas que me inspiran. Ahora ya no tanto, pero antes me inspiraban mucho los materiales. La marca empezó un poco por encontrar unos fieltros muy especiales en una tienda de Barcelona y ahí empezó todo. Muchas veces compro las telas o el material que mucho tiempo después se convertirá en algo.

SC: ¿Cuéntanos tu relación con las bicis?

Irene Belenguer: Ahora mismo no soy usuaria de bicicleta, pero llevo mucho tiempo con ganas de volver a usarla, me da cosa en la ciudad y soy un poco miedica, y sin motivos porque hoy en día tienes carril bici por toda la ciudad y todos mis amigos son usuarios de bicicleta. Me encantaría tener una BH roja como la que tenía de pequeña, yo aprendí en la Eliana, un pueblecito muy cerca de aquí, y mi padre nos enseñó a mis hermanos y a mí a montar en bicicleta. Creo que cuando vuelva a subirme a una, volveré a cantar como cuando era una niña.

 

Puedes pujar por el casco de Irene Belenguer – Minimís aquí: http://sympathycollaboration.com/en/ultimate-auction/casco-closca-by-las-minimis/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *